Noticias

El pasado 8 de octubre tuvo lugar en las instalaciones de la Fundació Natura Parc (FNP) una jornada técnica para exponer y debatir los trabajos que realizan las diferentes entidades y empresas para combatir el problema de las electrocuciones de avifauna en Mallorca. Este evento se celebró en el marco del proyecto AQUILA a-LIFE, del cual FPN es una de las entidades socias.

Dos de los ponentes durante la jornada técnica celebrada en Mallorca se dirigen a los asistentes.

Por segundo año consecutivo GREFA colabora a través de AQUILA a-LIFE con actividades divulgativas y formativas sobre la electrocución de aves en la comarca de La Moraña, gracias al apoyo económico de la Diputación Provincial de Ávila. Además, gracias a estas ayudas, en dos años los ayuntamientos colaboradores han hecho posible actuar en más de medio centenar de puntos negros, donde ya no se electrocutarán más aves.

Un técnico de AQUILA a-LIFE se dirige a un grupo de participantes en las actividades de divulgación y formación sobre la electrocución de aves subvencionadas por la Diputación de Ávila.

La matorralización de las parcelas de cultivo abandonadas conlleva la disminución de la abundancia de algunas de las principales presas del águila de Bonelli, lo que dificulta el establecimiento de nuevos territorios de esta rapaz (1). Por este motivo, una de las medidas incluidas en el proyecto AQUILA a-LIFE en Navarra ha sido la realización de desbroces en el entorno de los puntos de liberación de ejemplares.

Parcelas desbrozadas en 2020 en Navarra bajo la cobertura del proyecto AQUILA a-LIFE para favorecer la presencia de presas del águila de Bonelli.

Qué subidón de moral nos da saber que alguna de las águilas de Bonelli reintroducidas ha logrado emparejarse. Es justo lo que le ha ocurrido a "Aldáyar", un macho liberado en la Comunidad de Madrid en 2017. Para redondear la buena noticia, el territorio que ha elegido está en la provincia de Ávila, donde no se tenía constancia de la formación de parejas de esta especie desde hace cuarenta años.

El águila de Bonelli "Aldáyar", en primer término, junto con sus compañeras de "jaula-hacking", pocos días antes de su liberación en la Comunidad de Madrid en 2017.

Un año más, y ya van más de diez haciéndolo, GREFA ha liberado águilas de Bonelli en la Comunidad de Madrid para continuar con el reforzamiento de la población de esta rapaz en el centro peninsular, en el marco del proyecto AQUILA a-LIFE. Son siete pollos los que hemos aclimatado y liberado en 2021, de los que sobreviven seis, que han encontrado en "Lubrina", hembra liberada hace dos años, la tutora perfecta.

Seis de las águilas de Bonelli reintroducidas en la Comunidad de Madrid en 2021, acompañadas de la hembra "Lubrina", identificada por el círculo amarillo y que está posada en la parte externa del "jaulón-hacking".