Noticias

Al comienzo del presente curso escolar abrimos la 3ª edición de la “Muestra de Dibujos y Trabajos Artísticos del Águila de Bonelli” . Desde entonces, hemos recibido numerosos trabajos de alumnos de Primaria y Secundaria. Con estas obras queremos dar visibilidad al águila de Bonelli y lo que estamos haciendo desde AQUILA a-LIFE para solucionar los problemas que afectan a esta rapaz amenazada.

Dibujo de un alumno de Primaria del CEIP "San Lucas", de Villanueva del Pardillo (Madrid).

Uno de los beneficios más gratificantes de trabajar con especies amenazadas es la posibilidad de ser testigos de escenas espectaculares de la vida privada de la fauna que seguimos y conservamos. Es el caso del águila de Bonelli y de los vídeos recientemente grabados por un colaborador y un técnico del proyecto AQUILA a-LIFE, durante los trabajos de seguimiento de GREFA en la Comunidad de Madrid.

Fotomontaje de las águilas de Bonelli "Lubrina" y "Cotanillo" (izquierda) interactuando en la Comunidad de Madrid.

Durante el pasado mes de enero los dos centros de reproducción que forman parte del proyecto AQUILA a-LIFE para la recuperación del águila de Bonelli se encontraban inmersos en la preparación de la temporada de cría. Guiados por años anteriores, esperábamos que las primeras puestas en el centro español (GREFA) y francés (UFCS/LPO) tuvieran lugar a finales de enero y principios de febrero. Y no se han hecho esperar.

Imagen captada por el sistema de videovigilancia del centro de cría de GREFA, donde se ven los dos primeros huevos de águila de Bonelli de la temporada.

El pasado mes de noviembre los emisores GPS de dos águilas de Bonelli del proyecto europeo AQUILA a-LIFE en la Comunidad de Madrid nos anticipaban los primeros indicios de una gran noticia. El macho, "Cotanillo" se había internado en el territorio donde "Lubrina", la hembra, llevaba un par de años instalada, y ambos daban señales de estar compartiendo vuelos y probablemente algo más.

Las águilas de Bonelli "Cotanillo" (a la izquierda) y "Lubrina" descansan sobre la plataforma de su nido en la Comunidad de Madrid. Foto: Ernesto Álvarez.

Es nuestro deseo para 2022 que mueran cada vez menos aves en los tendidos eléctricos y para demostrarlo apuramos el año 2021 eliminando uno de estos puntos negros. En efecto, entre los días 27 y 30 del pasado diciembre, bajo la cobertura del proyecto AQUILA a-LIFE, conseguimos desactivar los graves riesgos de electrocución y colisión para rapaces y otras aves en un tendido particular de Urraca-Miguel (Ávila).

Un operario instala medidas antielectrocución en el tendido eléctrico corregido a finales de 2021 en Urraca-Miguel (Ávila).